INAUGURAN EN CORRIENTES PRIMER CENTRO SANITARIO PARA PRESOS

Tiene capacidad para atender a 40 reclusos. Doce de sus camas están equipadas para prestar cuidados de Terapia Intensiva. También dispone de la infraestructura de apoyo para el personal médico y penitenciario destinado allí.

Corrientes cuenta desde esta semana con el primer Centro de Salud específicamente diseñado para la atención de población carcelaria que pudiese ser afectada por coronavirus. Fue inaugurado este lunes en el predio de la Unidad Penal N° 6, en la localidad de San Cayetano, distante a poco más de 20 kilómetros de la capital provincial.


Luego de semanas con especulaciones e incluso tensión en algunos presidios por la posibilidad cierta de difusión del Covid-19 en cárceles –en la cárcel ubicada en el barrio porteño de Villa Devoto incluso hubo varios días de motín-, Corrientes da el primer paso en la infraestructura de atención de posibles escenarios de contagio entre detenidos, con las particulares exigencias de bioseguridad que impuso el nuevo coronavirus.


En materia edilicia, el Centro de Salud Penitenciario San Cayetano está compuesto por Recepción y Espera, Guardia, Sector Médico, Área de Terapia Intensiva para doce (12) camas con respiradores artificiales con un área de Enfermería y Apoyo propio. También dispone de cuatro Módulos de Internación, donde cada uno está compuesto de tres Dormitorios para un total de 7 camas. Así, el espacio para los potenciales pacientes que pueden ser recibidos en este segundo espacio es de 28 y completan los 40 en todo el complejo.


Complementan el complejo un Área de Servicios Médicos y un Área para el personal del Servicio Penitenciario Provincial, a cargo de la custodia dicho edificio, compuesto por un área Dormitorio para 12 camas, sanitarios masculinos, sanitarios femeninos, Cocina, Comedor, Lavadero y Depósito.


El edificio cuenta con los más altos estándares de calidad del equipamiento, para una adecuada prestación del servicio de salud para los internos que así lo requieran, además de un acceso Peatonal, un acceso de Ambulancias y un Acceso de Servicio.


La obra se puso en marcha y se ejecutó por decisión del gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, con la finalidad de brindar la mejor cobertura médico-asistencial, a las personas que se encuentran privadas de su libertad. Entre condenados y procesados, Corrientes tiene aproximadamente mil reclusos en su ciudad capital y 800 internos más distribuidos en las ciudades de Goya, Paso de los Libres; las unidades de detención de Santo Tomé, Mercedes, Curuzú Cuatiá, Bella Vista, Saladas e Ituzaingó.


El ministro de Seguridad de la provincia, Juan José López Desimoni, afirmó que esta obra significa el cumplimiento de una obligación del Estado “con las mejores condiciones”. “Pero no solo eso: también es el primer centro de salud penitenciario específicamente adaptado para COVID-19 en el país. Eso es brindar una respuesta por parte del Gobierno a esta problemática”, agregó.

RELACIONADAS

Noticias de Opinión

Noticias Populares