LOS TRABAJADORES ADUANEROS ¿ESENCIALES SOLO EN TIEMPOS DE PANDEMIA?

NOTA DE OPINIÓN. POR HUGO MARCELO BISURGI  (JEFE DE PRENSA DE SUPARA)

La humanidad padeció diferentes pestes a lo largo de su historia, este no es un fenómeno nuevo, pero expone y motiva a distintos disparadores.

En estos tiempos difíciles donde un virus pone en jaque a todos los sistemas, a todos los gobiernos, y hace flaquear hasta los más poderosos, las sociedades sufren y miran absortas como salir de esta crisis humanitaria.

Mientras tanto, los gobiernos impulsan medidas de aislamiento donde de manera desesperada buscan frenar el flagelo, en un difícil equilibrio entre salud y economía.

El primer disparador, sin dudas, fue que la sociedad empezó a entenderse con una mirada distinta: ya no son los ricos o los pobres, los fuertes o los débiles, en una visión humanística que parece igualarnos y que solo durará hasta que la epidemia sea superada, ahora se observa como los “aislados y los esenciales”, en una extraña conjunción que no divide, sino que une.

En este nuevo ordenamiento, sin dudas transitorio, las miradas están puestas en aquellos trabajadores de distintas actividades que a pesar de todos los temores y miedos que provoca esta situación deben cumplir sus trabajos esenciales. La sociedad mira con sobrada expectativa que ellos puedan pronto sanear todos los males que los aquejan y que los somete al temor mas primario.

Desde el comienzo de esta pandemia la responsabilidad asignada a la Aduana y a sus trabajadores no solo se expresa por la importancia de mantener el comercio exterior y generar divisas para sostener una economía deteriorada, sino también refiere a la de ejercer los controles sanitarios en cada uno de los ámbitos de frontera, tan relevantes en los tiempos que corren.

Sin dudas que el rol esencial de sus trabajadores parece descubrirse y adquirir particular importancia en estos momentos de pandemia, donde la sociedad y los medios comienzan a ver -no sin alguna mueca de sorpresa- cuál es la importancia de su función y de su presencia. Como es sabido, la mirada sobre los trabajadores de la aduana nunca estuvo ligada al reconocimiento, mas biense tuvo y se tiene una observación crítica, marcada por la estigmatización y las adjetivaciones negativas.

Es posible, que en este circunstancial “nuevo ordenamiento” entre esenciales y aislados, la visualización de las tareas de los trabajadores de la aduana le permita a la sociedad hacer una construcción crítica de su trabajo que esté mas ligada a la realidad y al reconocimiento.

Pero más allá que la actual situación pueda marcar un punto de inflexión, no se debe perder de vista que la labor de los trabajadores de la aduana no puede caer en el reduccionismo de considerarlos esenciales solo en las actuales circunstancias.

El significado de esencial se describe como algo sustancial, principal o como algo absolutamente necesario dentro de un esquema, por sola definición el trabajo aduanero trasciende mas allá de las coyunturas actuales.

La actual crisis humanitaria y las dificultades en la economía, en definitiva, posibilitaron que una parte de la comunidad pudiera observar a los aduaneros trabajando en distintas situaciones: controlando camiones de carga, en los operativos de repatriación de argentinos, en vuelos sanitarios con insumos médicos y distintos procedimientos más.

Todos los días observaron que los aduaneros trabajan contra la epidemia, y cada uno de ellos haciéndolo desde su lugar, los que deben hacerlo desde la primera línea de control hasta los que trabajan de manera remota, entendiendo la importancia de los roles que deben asumir.

Pero esto puede llevar al error de pensar que lo esencial de sus funciones están emparentados solo a los tiempos de pandemia y no que obedece a la lógica y a la dinámica propia de su trabajo.

Existe la posibilidad que cuando los tiempos del coronavirus empiecen a acomodarse en un doloroso recuerdo, el análisis de los acontecimientos permita realmente establecer la importancia de cada uno de aquellos que desempeñan un rol dentro del estado y el significado y la trascendencia de su trabajo para la sociedad.

Sin tiempo para perder, la dinámica de este flagelo no nos permite ponernos como simples observadores y analistas de una realidad, demanda decisiones y nos impone la obligación como parte de esta comunidad y en particular como Organización Gremial de promover todas las medidas y acciones necesarias para que los trabajadores de la aduana puedan acceder a los mayores recursos y darles garantías que permitan la preservación de su salud.

Como toda situación de esta naturaleza llegarán los tiempos de calma y entonces será razonable esperar que la historia acomode las cosas y la sociedad que aun persiste aturdida por su realidad pueda dar señales de reconocimiento.

Mientras esperamos eso, es necesario y oportuno desde nuestro lugar, como representantes de los trabajadores, manifestar y expresar nuestro agradecimiento a todo el conjunto de aduaneros/as, por el esfuerzo, por el compromiso asumido y por el cuidado hacia cada uno de los argentinos.

En definitiva, cuando los tiempos se vuelvan menos complejos y exista el momento del análisis también será claro que los trabajadores de la aduana, mas allá de los tiempos de pandemia, son esenciales siempre.

“Porque siempre seremos custodios del trabajo, la salud, la industria y la producción Nacional”

SIN ADUANA NO HAY NACIÓN

RELACIONADAS

Noticias de Opinión

Noticias Populares