VIDAL NO ESPERA UN TRIUNFO EN LAS PASO

"Confío, no me guardé nada. Soy de los jugadores que cuando salen a la cancha dejan todo", dijo la gobernadora bonaerense.

La gobernadora y precandidata a la reelección por Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, dijo que confía en que los bonaerenses le volverán a dar su respaldo en las elecciones generales del 27 de octubre y asumió que "sería una sorpresa" que saliera primera en las PASO del próximo domingo, porque no sucedió ni en 2015 ni en 2017.

"Confío, no me guardé nada. Soy de los jugadores que cuando salen a la cancha dejan todo", dijo Vidal al ser consultada sobre si tenía dudas del triunfo en las elecciones generales del 27 de octubre, más allá de lo que suceda en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del 11 de agosto.

En una entrevista que publica hoy el diario La Nación, Vidal recordó que le "pasó en 2015 y en 2017" de no ganar en las PASO y proyectó: "Sería una sorpresa que no me pasara ahora".

Vidal también reconoció que "la crisis le ha pegado más duro a la provincia, sobre todo en el conurbano y al sector industrial y a las pymes" y que Buenos Aires "es la provincia de las más difíciles, no inviable, difícil".

La gobernadora dijo además que si bien no puede anticipar el voto del bonaerense, lo que sí puede decir es que ella estuvo "ahí" estos "tres años y medio" y que el voto que le van a dar "es un voto de confianza futuro".

"Sé que ha sido un año muy duro, donde los bonaerenses han puesto mucho el cuerpo, donde muchas veces les ha costado llegar a fin de mes, mi tarea es la de acompañar y accionar", dijo.

Recordó que recibió en 2015 una provincia "quebrada"y afirmó: "Más allá de quién gane la elección en diciembre se van a poder pagar los sueldos y aguinaldos, no como me pasó a mí".

"Me duele cuando crece la desocupación. Partimos de una provincia quebrada, había que hacer orden y redefinir prioridades. La prioridad dejó de ser el Estadio Único y los festivales de rock, y pasaron a ser las obras hidráulicas, cloacas, el agua potable y las guardias de los hospitales", dijo comparando con la provincia que gobernó su antecesor, Daniel Scioli.

Dijo también que la deuda que tiene la provincia es "similar" a la de "gran parte de las provincias argentinas", y que es "5% mayor al gobierno anterior", pero dejó claro: "La del gobierno anterior no sé dónde está. La nuestra se puede ver y recorrer".

Vidal volvió a afirmar que "el peso de La Cámpora se ve en las listas" del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires y dijo respecto a la incidencia que tendría esta organización en un futuro gobierno: "Es como si a mí me dijeran que si gano la elección va a gobernar el radicalismo. ¡Y, sí! Es parte de mi frente".

La gobernadora también dijo que su adversario no es Axel Kicillof, su contrincante por el Frente de Todos, sino "un sistema que gobernó por 28 años en la provincia y que dejó que se llenara de bingos el conurbano, que nunca preguntó a la policía de qué vivía", con "cárceles que no tenían colchones ni medicamentos, mientras se hablaba de derechos humanos".

RELACIONADAS

Noticias de Opinión

Noticias Populares