CONSIDERAN QUE LAS PYMES NO TIENEN CONFIANZA

Espedcialista en Pymes analizó la coyuntura de la crisis del principal generador de empleo

Delia Flores es una emprendedora nata que hoy tiene a su cargo el Grupo Delia Flores, una empresa líder en servicios aduaneros y transporte internacional de cargas. Es empresaria pyme hace 36 años, además de presidenta del Grupo Empresarial de Mujeres Argentinas (GEMA), y ha pasado por todas las crisis que padeció el país. Sin embargo, su optimismo da otra mirada en medio del malestar y temor social por el futuro incierto que vive el país económicamente.

Las pymes representan el 80 por ciento del empleo en Argentina, y la preocupación de sus dueños, y hasta el Gobierno, es inevitable por varios factores: caída de ventas, tasas de intereses, presión fiscal, tarifas altas y el “impuesto inflacionario”. Sin embargo, Flores puso paños fríos al asegurar que “no todas las pymes están mal”.

“Hay determinados sectores que están pasando por un lindo ‘veranito’, como el caso del turismo”, detalló, en una entrevista a solas con NOVA. “Si bien hay que arreglar la inflación y la caída de ventas, también hay que analizar si no es en gran parte producto de la psicosis que se va generando. La gente piensa que si se viene una época mala, por las dudas, hay que cubrirse y esperar a ver qué pasa y eso genera una cuestión emocional y un freno”.

Flores remarcó que “se están dando una serie de cosas que al mediano o largo plazo van a repercutir en toda la economía”. “Están llegando inversiones extranjeras y empresarios argentinos también están  invirtiendo. Además se impulsaron medidas para importar maquinaria y ampliar la producción y por eso se favoreció la industria nacional”, afirmó.

Pero ¿qué pasa con el consumo? Ante el freno de la economía, con dólar, inflación y tasas altas, las gobernaciones comenzaron a lanzar planes y medidas para sostener el consumo, desde congelar el precio de productos a lanzar compras en más de 10 cuotas.

“Para que el consumo no se frene, la verdadera ayuda sería la confianza. Estamos en una crisis de confianza y eso es terrible, porque es lo que más afecta al movimiento económico en general. Nosotros tenemos que trabajar como sociedad para revertirlo”, opinó la empresaria.

Los argentinos aumentaron su temor ante el crédito que negoció el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se tiene presente el fantasma de la gran crisis de 2001 que llevó al “corralito”. “Vino bien la llegada del FMI”, retrucó Flores, porque ayudará a que el país “se inserte en todos los organismos internacionales”.

Lo que sí da desconfianza a nivel internacional para Flores es el regreso del “populismo”: “La gran preocupación de los países desarrollados es si en la Argentina vuelve el populismo o si sigue siendo un país abierto”. “Veníamos con un atraso muy considerable. Bastaba con salir afuera y ver productos de otra calidad. Eso no es bueno. La Argentina necesita estar a la altura de lo que pasa en el mundo”, finalizó. FUENTE AGENCIA NOVA

RELACIONADAS

Noticias de Opinión

Noticias Populares