UNA JUGADA MAGISTRAL Y DOCTRINARIA

Editorial de Marccoantonio Leiva para el sitio IDENTIDAD PERONISTA. 

En un día no se habló de otra cosa y no es para menos. La movida de Cristina al “bajarse” a precandidata a vicepresidenta y al postular a Alberto Fernández como candidato titular fue un terremoto en el escenario político, que sigue temblando.

La jugada de Cristina es monumental y está claramente muy bien fundamentada en la doctrina peronista. Para empezar, el General Perón prescribe, en su Conducción política, hacer un uso inteligente del elemento sorpresa. Y lo expresa de la siguiente forma:

 

“¿Qué es la sorpresa? La sorpresa es un principio de la conducción, vale decir, es el factor que nos permite sacar ventaja de un momento de inacción que el adversario tiene frente a la propia conducción, por no haber previsto un incidente que va a producirse. Para obtener la sorpresa no es necesario que el adversario no conozca nada hasta que se produzca la decisión. No. Es suficiente que cuando él la conozca ya no esté en tiempo de reaccionar convenientemente y neutralizar la acción de esa sorpresa. En la acción de la conducción política tiene una importancia extraordinaria la sorpresa. Es mediante la sorpresa que uno, muchas veces, desarma totalmente al adversario político”.

 

Y más adelante, al enumerar los aspectos que son el punto de partida de toda conducción política:

 

“Esos son los puntos de partida de toda la conducción política. La información, mediante la cual se puede llegar a la sorpresa, a través de un secreto bien conservado en los planes de acción y en la ejecución de la cosa. Tres aspectos que no debemos olvidar nunca: estar bien informados, mantener el secreto del propio designio y obrar siempre obteniendo el factor sorpresa, que es uno de los principios de valor intrínseco en la conducción. Sorprender al adversario político, siempre produce una utilidad en la conducción; Es un principio absoluto. Eso da siempre ventajas. Nunca es un inconveniente el que nosotros lo sorprendamos, y es siempre un inconveniente el ser sorprendido. Son tres asuntos que no debernos olvidar jamás en toda conducción”.

 

Como se ve claramente, Cristina tiene muy bien estudiado el Manual de Perón y por eso mismo es peronista con todas las de la ley. Cristina es peronista y siguiendo las prescripciones del General Perón ha logrado en el día de hoy sorprender al país entero y modificar todo el tablero del juego de un plumazo. Sí, Cristina pateó el tablero y ahora corren todos a juntar las piezas.

 

En primer lugar, lo que logró Cristina al bajarse del lugar de candidata titular fue el desarme de toda la estrategia bélica que el enemigo tenía preparada para enfrentarla. Ya quedan sin objetivo toda la persecución judicial, todo el periodismo de guerra, todo el discurso de odio armado en su contra. Si el enemigo sigue desplegando esa estrategia por puro odio a Cristina —lo que es poco factible, porque el enemigo de los pueblos piensa más con la cabeza que con el corazón—, no solo no va tener éxito, puesto que nunca lo tuvo y jamás logró destruir a Cristina, sino que además va a malgastar sus recursos apuntando sus cañones a la que ya no es la candidata. Lo que el poderoso tiene que hacer ahora es preparar todo el aparato de nuevo y convencer en tiempo récord a mucha gente de que el diablo es Alberto Fernández, no puede dividir sus fuerzas. Y aun concentrándolas todas sobre el nuevo candidato, el tiempo es escaso y la tarea es monumental. Tardaron años en construir todo el odio contra Cristina y es poco probable que logren hacer lo mismo en los pocos meses que quedan de aquí hasta octubre con Alberto.

 

Entonces el elemento sorpresa prescrito por Perón es infalible, pues desarmó totalmente al adversario al dejarlo sin tiempo para reaccionar convenientemente y neutralizar la acción. Cristina sostuvo el lugar de candidata hasta hoy y hasta un juicio oral lograron empezar en su contra. Y cuando eso empieza, anuncia que no va a ser la candidata titular. Realmente magistral.

 

Por otra parte, al ubicar a Alberto Fernández en el lugar del candidato titular, Cristina logra también perforar el techo del kirchnerismo y sumar muchos votos de gente que no estaba dispuesta a votar por ella si ella fuera la candidata, pero sí está dispuesta a hacerlo si el candidato es otro. Y no solo otro, porque pudo haber sido alguno más cercano a Cristina, como Agustín Rossi, por ejemplo. No. Cristina convoca al que fue crítico con su gestión y es insospechado de ser kirchnerista. Esa pluralidad en la forma es lo que asegura muchos votos extra, sin perder ninguno de los que Cristina ya tiene porque ella sigue en la fórmula y no tiene que hacer ninguna transferencia: los que la iban a votar para presidenta la van a votar igualmente para el cargo de vicepresidenta, sin que eso signifique ningún cambio en el contrato que Cristina tiene con sus seguidores.

 

Por lo demás, Cristina se asegura la presidencia del Senado de la Nación ya siendo senadora, pero ahora con el lugar de privilegio que está previsto en la Constitución para el que ocupe el cargo de vicepresidente. Desde allí, Cristina va a coordinar todo en el enlace entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, va a definir qué temas van a debatirse y qué otros no, va a marcar agenda. Y va a ser fundamental para asegurar en el Parlamento el trámite institucional que el gobierno va a necesitar para introducir las modificaciones que tendrá que hacer.

 

De yapa, como si todo eso fuera poco, Cristina logra nada menos que “blindar” al nuevo presidente frente a los probables y esperables ataques de la reacción gorila. Cualquier intento en el sentido de desestabilizar a Alberto Fernández implicará el riesgo de que ocurra aquello que el gorila teme: en la asunción de Cristina como presidenta. Es decir, más le vale a oposición que cuide mucho al presidente a partir del 10 de diciembre de este año, porque la alternativa a eso puede ser mucho más indigesta para esa oposición.

 

El conductor o la conductora nunca suele estar en ese lugar por arte de magia o por casualidad. Para conducir es necesario reunir una serie de condiciones que no están presentes en cualquier individuo. El que conduce es una persona especial, está dotado de atributos especiales y es garante de la aplicación de la doctrina. Es la doctrina hecha carne. Y cuando todo eso viene acompañado por la genialidad política que aparece muy de vez en cuando en personajes impares como Perón o Cristina Fernández, entonces no hay con qué darles. Siempre va a haber sorpresa y siempre los enemigos del pueblo van a sufrir las consecuencias.

 

Gracias, Cristina, por ser tan peronista.

 

MARCO ANTONIO LEIVA- IDENTIDAD PERONISTA

RELACIONADAS

Noticias de Opinión

Noticias Populares