IDAS Y VUELTAS EN EL PANORAMA ELECTORAL DE LANUS

De cara a las elecciones de este año, el peronismo de Lanús busca armarse y para eso es necesario la unidad, algo de lo que todos hablan pero que en los papeles aún no se dio. FUENTE ASI TODO

 

Está claro que para el justicialismo lanusense el hecho de haber perdido la intendencia frente a Cambiemos (el macrista Néstor Grindetti se impuso ante el camporista Julián Álvarez) significó un replanteo y una necesidad de mirarse adentro: la historia pejotista en este territorio es implacable y no perdona.

¿Cómo están las cosas?

Las fuentes consultadas coinciden en que a esta hora “no hay definiciones” y “tampoco hay unidad”. ¿Quienes intervienen? Hay dos candidateables que pueden considerarse como figuras de la “superestructura”, porque corren con algo de ventaja en el espectro peronista, como lo es el K Edgardo Depetri y el reaparecido Julián Álvarez. Ambos están montados a la nueva ola personificada por la senadora Cristina Fernández de Kirchner, cuya decisión de ir o no por la presidencia podría definir el futuro de ambos dirigentes.

La particularidad en Lanús, a diferencia de otros distritos, es que el ADN y el peronómetro tiene peso, y mucho. Tanto Depetri como Álvarez no son “aglutinantes” en el peronismo ya que se los identifica como solo “referentes de algunos sectores”, como lo es el de la juventud militante y el de las organizaciones barriales.

El Partido Justicialista, presidido por el exintendente y actual senador bonaerense, Darío Díaz Pérez, busca hacer valer su sello: el aparato y la territorialidad se controla desde aquí. Eso es indudable. La tradición heredada por décadas de gestión a cargo del extinto Manuel Quindimil pintó año a año un color cercano a un museo, con objetos íntimos tanto de Evita como de Juan Domingo Perón. “El distrito no puede ser de orto color. Acá la tradición es demasiado fuerte.”

El hecho de contar en la gestión a Grindetti -quien es fija que buscará renovar su mandato en una campaña acompañada por el presidente Mauricio Macri, y sobre todo por la gobernadora María Eugenia Vidal- sigue horrorizando a los popes pejotas, y en cuanto encuentro haya utilizan los calificativos de “gorilas”, “cipayos”, “vendepatrias”, “oligarcas”, “antipueblos” y otros conceptos cargados de significantes en la liturgia justicialista.

Los de afuera

El peso político tradicional condiciona al armado de “los de afuera”, y algunos reconocen que con el apoyo de la ex mandataria no es suficiente, sino que “hay que incluir a todos”. Según señalaron, en este esquema la militancia orgánica pejotista promueven los nombres de Ismael “Turco” Alé, segundo del PJ; y del joven Agustín Balladares, hombre del Movimiento Evita.

A los mejores puestos, los siguen otros que también quieren estar, pero que aún aguardan estratégicamente en silencio el llamado que los convoque: Julián Ojeda del Frente Territorial Peronista; Verónica Dell’Anna referente gremial y del Consejo Escolar; Omar López, quien pregonaba la candidatura de Florencio Randazzo y que hoy abraza a Juan Manuel Urtubey; entre otros que también asomaron la cabeza como suricatas vigilantes.

A todo esto, Ojeda salió a decir al portal Política del Sur que “hay diferencias irreconciliables dentro del peronismo de Lanús”. Las PASO, serían así demasiado amplias.

El peso de los gremios

“Estamos cerca de los cierres, hay gestos de unidad, pero sólo son gestos. Todavía no se ven los resultados”, señalaron, mientras que recuerdan a su vez que a los sectores de organizaciones barriales, de la juventud militante, del PJ orgánico, se les suma el movimiento obrero que también considera responder al llamado de unidad.

La cuestión radica que en este conglomerado hay divisiones: hay dos CGTs y dos 62 Organizaciones Peronistas. En este sentido, el peso de Camioneros se inclina al lado del “Turco” Alé y eso se manifiesta en cuanto encuentro gremial haya y por la cercanía con el apellido Moyano.

Tres gestos

Las señales internas y externas se vienen manifestando, y la más reciente se dio el sábado pasado cuando se produjo una autoconvocatoria de militantes en el PJ de Lanús con unos 30 militantes quienes expresaron el pedido de unidad “para lograr el triunfo en octubre frente a Cambiemos”.

Previamente a ello, la jornada por el centésimo aniversario del natalicio de Eva Perón también fue definitiva: pedido de unidad y foto en Los Toldos, más tarde acto en el Hospital Eva Perón, y luego acto en la sede del PJ de la calle Máximo Paz.

Díaz Pérez gasta su garganta en cada convocatoria y asegura encolumnamiento tras unas PASO. Es uno de los pocos asuntos que están claros: el senador busca su reelección en la Cámara Alta bonaerense y algunos dicen que dejaría jugar al edil Héctor Montero con rúbrica propia en el camino a la interna.

Massistas

Dato no menor (que dará lugar a otra columna) es la presencia de los hombres del Frente Renovador de Sergio Massa, Nicolás Russo (presidente del Club Lanús) y el senador José Luis Pallares, quienes dependen de los pasos políticos del tigrense.

Es en este sentido, justamente, que la presencia del massismo podría ser detonadora, ya que en las últimas horas corrió con más fuerza el rumor de cierre del tigrense con Cristina, posicionándolo como aspirante a la gobernación.

La máxima reza que “tal como se dan los acuerdos arriba, debe tener su réplica abajo”. ¿Cuál será el papel de los hombres massistas en este pedido de unidad peronista? Los especuladores hablan de candidaturas a nivel provincial pero también de “artífices de unidad”. En las próximas horas habrían definiciones, pero el camino a la interna es algo que parece definitivo.

RELACIONADAS

Noticias de Opinión

Noticias Populares