MIENTRAS LOS ALIMENTOS SUBIERON 60%, LOS SALARIOS Y JUBILACIONES SOLAMENTE UN 19%

La conclusión se elaboró en base a un estudio del ISEPCI, hecho con datos oficiales de la Canasta Básica de alimentos

Según el relevamiento mensual de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CAB) en el primer mes del año, el valor de la canasta subió 1,82%. En el último mes del 2018 una familia de dos adultos y dos niños pequeños necesitaba $9.791,62 para adquirir sus alimentos indispensables durante treinta días. Un mes después la misma familia requiere de $9.969,40 para solventar los mismos gastos.

Este aumento que se produce en enero, está en el marco del enorme crecimiento de los precios que azotó el bolsillo de las familias argentinas a lo largo de todo el año pasado, a medida que se fue acelerando la suba del dólar. En enero 2018 el valor de la divisa norteamericana estaba en $19,50, en julio había escalado a los $29 (+49%), y en diciembre ya estaba en $38 por unidad. En doce meses subió casi el 100%. Este elemento, a lo que se suman los fuertes incrementos en tarifas y combustibles, impulsó hacia arriba el valor de los alimentos de la Canasta Básica, que entre enero de 2018 y el mismo mes de 2019 que acaba de finalizar, aumentaron más de un 60%.

Pero lo más preocupante es la enorme brecha entre estos aumentos y los que fueron otorgados a los trabajadores y jubilados. En enero de 2018 el salario mínimo era de $9.500, un año después llegó a $11.300 (+19%), mientras que la jubilación mínima era de $ 7.790 hace doce meses, y ahora es de $9.309 (+19,50%). Hay una diferencia de unos 40 puntos porcentuales entre los incrementos de los alimentos y estas remuneraciones.

Los precios que más aumentaron en el último año estuvieron encabezados por la harina de trigo (150%), manzanas (117%), pan (100%), y fideos guiseros (100%).

La perspectiva para los próximos meses no es favorable ni para asalariados y jubilados, ni para los sectores que reciben asignaciones sociales o salario social complementario, porque los precios de los productos esenciales para vivir, las tarifas, y los combustibles no dejan de aumentar, mientras que los incrementos anunciados para sus remuneraciones, al igual que durante el año pasado, nuevamente estarán por debajo de la inflación calculada por el propio gobierno. Las bajas del consumo que se produjeron en los últimos meses son directa consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo que se ha consolidado para la mayoría de la población.

RELACIONADAS

  • PARA GUIDO SANDLERIS "LOS CONGELAMIENTOS DE PRECIOS NUNCA FUNCIONARON EN NUESTRO PAÍS"

    El titular del Banco Central ofreció una conferencia de prensa para explicar nuevas medidas económicas que tienen como objetivo bajar la inflación. Pero, a propósito de los posibles anuncios que la administración de Mauricio Macri ofrecerá el miércoles 17, consideró que un acuerdo de precios no es una decisión que haya tenido éxito en nuestro país en el pasado.

     

  • PYMES REMADORAS EN PRIMERA PERSONA

    Pérdida de poder adquisitivo, inflación, suba de tarifas y alquileres son los cuatro monstruos mas temidos por los comerciantes. El rubro belleza, sin embargo, logra sortear mejor el impacto de la crisis con promociones dirigidas a sectores menos golpeados como "singles" o parejas sin hijos. A ellos llegan vía redes sociales con días de descuentos y sorteos.

  • PYMES Y CONSUMIDORES RENUEVAN EL RECLAMO CONTRA MOLINOS CAÑUELAS

    La ONG Impulsar, que defiende a pymes y consumidores, informó que presentará nuevas pruebas en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) en la denuncia presentada hace tiempo contra Molino Cañuelas SACIFIA, Molinos Florencia y  los 7 molinos que pertenecen a Cargill SA, y contra FAIM (Federación Argentina de Industrias Molineras) por “concentración económica" que impacta en toda la industria y "perjudica el interés económico general”.

Noticias de Opinión

Noticias Populares